El día que regresaste (parte 2)

Tus pasos eran firmes y seguros, no tenías miedo de mi respuesta, me conocías mejor que nadie, me conociste siempre.
Pude haber reunido valor para rechazarte, nunca fui una débil ni una martir, pero simplemente decidí no hacerlo.
Te deseaba tanto como antes, tu presencia me pone inestable, yo decido darte el poder de ponerme vulnerable y elijo bajar la guardia para amarte.
Nunca se sabe si esta vez llegaste para quedarte, llegas y te marchas muchas veces como un cobarde, y dejas tras de ti huellas inborrables.
Mi razón me grita que te rechace, mas la ignoro al igual que el dolor que me causaste, eso fue la última vez, ahora podría ser diferente, pero nunca lo sabré si no te permito acercarte.

Ana E. Hinojosa

Espìritu de escritor, alma de poeta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s