Pasión

Esta noche no es como la noche de ayer o la anterior a esa.
Por fin había logrado dormír sin sufrir por ti. Un par de noches descanse de extrañarte.
Pero hoy.
Hoy estoy de regreso a la nostalgia eterna donde me dejaste.
Para mi desgracia, esta noche, es una de esas noches mías que tú adorabas.
Donde la sed de tus besos y tu piel me sube lentamente por las piernas.
Es un fuego que me recorre lento, y siento como me invade sin poder controlarlo.
Trato de ignorarlo.
Nada gano con atormentarme si no estás aquí para saciar mi sed y apagar este fuego que solo arde así por ti.
Nadie nunca podrá encender esta llama como lo haces tú, aún en mis recuerdos tienes poder sobre mi.
Por eso con la poca fuerza que conservo, lucho por no recordar tu piel sobre la mía empapada en tu delicioso y varonil sudor.
Recuerdos nuestros en aquella oscuridad callada donde solo mis gemidos se escuchaban son los que justo ahora no quiero tener.
Los evito lo mejor que puedo, créeme, lo intento.
Pero este calor sigue subiendo. Cierro los ojos y me concentro en la sensación que ahora me provoca.
Y es como si tu mano viniera también avanzando con ella.
El tobillo, la pantorrilla, despacio por mis rodillas.
Mis muslos nerviosos, ceden y suplican la humedad de tu boca.
Ohhh! Un gemido de placer se me escapa.
Tú prodigiosa lengua no solo dice bellas palabras.
También comete deliciosos pecados.
Y yo débilmente me deleitó en ellos.
El éxtasis me mata, casi toco el cielo.
El aire me falta, el corazón se me sale del pecho.
Oh amor, todo eso estoy tratando de no recordar, te lo juro que lo intento, pero simplemente no puedo.
Te necesito demasiado, a mi lado, conmigo; dentro.
Todo tú, en todos los aspectos.
Esta noche te hubiera fascinado, te juro que tus muslos también estarían vencidos.
Porque sabes amor mío, que yo mucho más que hablarte bonito y llenarte de húmedos besos.
Hubiera usado esta boquita para deleitarme hasta la locura de tu hombría que es también toda mía. Ohhh! Amor mío. Basta.
Ya no mas, que tormento tenerte lejos. Largo suspiro. Ni llorar es bueno.
Tú decidiste marcharte.
Y yo.
Me quede sola con mis humedos recuerdos.

Ana E. Hinojosa
Espíritu de escritor, alma de poeta.

Anuncios

Una respuesta a “Pasión

  1. !AMAMZING! !HOT! BEATUFUL…DEAR WRITER… no cabe duda que las palabras, inundan de sentimientos y humedecen pensamientos, cuando emanan de un cuerpo que a gritos pide el calor y el amor de ser amado. una mente en extásis, un cuerpo en plenitud de placer.., oh que calor!!!.. wwooww.. hasta la torre más fuerte caería ante este deseo… Sansón convertiria cual piernas las torres del templo para abrirlas y penetrar la … muralla

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s