Tiempo cero

Cuando el tiempo fue reducido a nada y las barreras de lo físico y la distancia dejan de tener significado, el tiempo se reduce a cero.

Cambias la versión antigua y dejamos de medirlo en minutos o segundos. Ahora solo vale besos, sonrisas, y miradas.

Nada contamina la pureza de un diamante, las perlas naturales no nacen de la noche a la mañana. Y un lazo como el nuestro no fácilmente se desata.

Este día, entre lo contidiano de tu visita, sin saberlo, sin planearlo, trajiste un equipaje de arcoiris, de ideas y sobresaltos. Y dejaste tras de ti, en tiempo cero, un poco de esa luz que tanto había extrañado.

Ana E. Hinojosa

Espíritu de escritor, alma de poeta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s