Tiempo cero

Cuando el tiempo fue reducido a nada y las barreras de lo físico y la distancia dejan de tener significado, el tiempo se reduce a cero.

Cambias la versión antigua y dejamos de medirlo en minutos o segundos. Ahora solo vale besos, sonrisas, y miradas.

Nada contamina la pureza de un diamante, las perlas naturales no nacen de la noche a la mañana. Y un lazo como el nuestro no fácilmente se desata.

Este día, entre lo contidiano de tu visita, sin saberlo, sin planearlo, trajiste un equipaje de arcoiris, de ideas y sobresaltos. Y dejaste tras de ti, en tiempo cero, un poco de esa luz que tanto había extrañado.

Ana E. Hinojosa

Espíritu de escritor, alma de poeta.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s