Nuestra fe

Le hemos puesto nombre a la esperanza, Jehova, Maoma, Jesús. El mundo nesecita creer en alguíen, depositar su fe y esperanza en un mejor mañana.

Sería difícil despertar cada día sin confiar que llegará algo mejor, viendo el paisaje siempre gris, sin admirar el arcoiris y su color.

Ese es su propósito, como un objetivo, como correr para alcanzar una meta, los nesecitamos para seguir algo, para continuar avanzando.

Qué sería del día sin una razón para levantarse, que sería de una vida si en tiempo de pena no pudiera refugiarse.

Tienen el poder que deseamos darles, milagros y profecías de nuestra fe parten, y son válidos, todos buscamos una luz al final; en alguna parte.

Eseramos quién nos diga, sigue avanzando, en algun punto del dolor y del hastío, de la enfermedad y tu desvarío llegaré a salvarte.

Ana E. Hinojosa
Espíritu de escritor, alma de poeta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s